WomenAction Logo   Mujeres y medios para el cambio social
Préfacio   Introducción   Informe mundial   Buenas prácticas   Contribución alterniva   Direcciones de las organizaciones participantes
 
Página principal Plano Realización Nuestra dirección Franšais English
 
Imágenes locales, identidades globales
Sintesis final

Africa anglofóna

Africa francofóna

Asie-Pacfíco

Países árabes

América Latina y Caribe

Europa y America del Norte

Síntesis final

No ha pasado mucho tiempo desde que miles de mujeres se reunieron en Beijing para la IV Conferencia Mundial de la Mujer convocada por Naciones Unidas. Mientras las mujeres hacían historia y se esforzaban para que su creatividad y sus ideas se reflejaran en este proceso de política internacional, los medios masivos desmerecían su actuación. Cinco años más tarde, la revisión del proceso de Beijing volvió a reunir a las mujeres para evaluar el progreso alcanzado. Este informe es posterior a esa revisión. Mujeres de Africa, Asia, Pacífico, los países árabes, América Latina y el Caribe, Europa y Norteamérica se han ocupado de la situación de las mujeres y los medios en sus regiones, considerando los éxitos, las brechas que todavía existen, los obstáculos y las nuevas temáticas. En seis años, la situación no ha cambiado demasiado, pero podemos decir que las mujeres han obtenido progresos en su relación con los medios de comunicación.

Seis años después, es posible constatar que los medios masivos de comunicación, en todas las regiones del mundo, continúan manejando con estereotipos y trivializando las necesidades y preocupaciones de las mujeres. Aquellas que trabajan en los medios todavía ocupan las posiciones más bajas y el techo de cristal es muy real, y alto. A pesar de que más mujeres estudian en las escuelas y facultades de periodismo y comunicaciones, también son muchas las que abandonan la profesión. En su lugar de trabajo, experimentan discriminación, acoso sexual y la sensación de que son ciudadanas de segunda clase.


"El acceso a Internet continúa siendo la manera más democrática de buscar información, la forma más barata de comunicación, una de las herramientas más importantes para fortalecer la capacidad de una organización También, a veces es el único camino para que los pioneros en actividades ciudadanas en nuestra sociedad superen la sensación de aislamiento y alcancen una comunidad con la que se comparte un mismo espíritu. El desarrollo de la tecnología de la información y la comunicación para las mujeres las pone ante un nuevo desafío para salir de la desazón de la vida cotidiana, lograr un futuro más sostenible porque a través del acceso a los recursos de Internet las mujeres reciben variadas posibilidades de expresarse y de debatir los cambios que son necesarios en nuestra sociedad". (Anna Syomina, de Mama86)


Los avances logrados por el sector de las telecomunicaciones han sido recibidos como una suerte de bendición por las organizaciones y redes de comunicación de las mujeres. Ellas ven a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (NTIC) como una oportunidad de progreso, que les permite hacer sus sueños realidad. Las mujeres sienten que es más fácil adaptarse a las nuevas tecnologías y que son más democráticas y participativas que los medios convencionales. Desafortunadamente, las tecnologías no pueden cambiar los sistemas sociales, políticos y económicos opresivos, pero si se las usa de manera correcta y con imaginación, tienen el potencial para acortar la brecha tecnológica que separa a los ricos de los pobres.

Los ejemplos que muestran las mujeres de distintas regiones del mundo que han trabajado a lo largo y a lo ancho de países y continentes, sugieren que la cooperación es posible. Pero, por supuesto, no se debe idealizar. Existen cuestiones como el dinero, el poder y el control, a las cuales las mujeres no son inmunes.

Situaciones reales como la barrera idiomática, la capacidad para organizarse, el acceso a la tecnología y a la capacitación convocan a una lectura minuciosa de este documento. Los informes del Norte y del Sur contienen relatos similares de mujeres ante el desafío de los medios. Uno de los principales es introducir la perspectiva de género en ellos. Es muy difícil lograr cambios en las actitudes de los editores y de los dueños de los medios. Solicitar un diálogo y un debate abierto en los mismos sobre las necesidades de las mujeres es muchas veces visto como un tabú y una temática casi imposible de tratar.

Las mujeres están preocupadas por la globalización y por el control y el acceso a las tecnologías y las ondas radioeléctricas. En este informe, se constata que casi universalmente, las corporaciones de la comunicación y la concentración de los medios en las manos de unos pocos no son buenas noticias para ellas.

Este informe muestra que las agendas se superponen, y que, a veces, las prioridades difieren. Una investigación muy importante se ha llevado a cabo internacionalmente, en el nivel regional y en los países, para obtener un cuadro de la imagen que se transmite y de la situación de las mujeres en los medios, y los datos no son alentadores. A medida que más y más mujeres alrededor del mundo se juntan para fijar estrategias sobre como cambiar esta imagen, la misma se hace cada vez más difícil de transformar. Y este es uno de los desafíos para el siglo XXI que recién comienza.